Software sin complicaciones

La tecnología de gestión completa y sencilla que se adapta a su empresa

Por un lado un presupuesto es un contrato, ya que en él nos comprometemos a facilitar al cliente unos bienes y servicios con una descripción de sus calidades y precios. Al firmar el presupuesto nos estamos comprometiendo y al aceptarlo el cliente él también.

Por otro lado un presupuesto es una importantísima herramienta comercial ya que, muchas veces, es el primer contacto que tenemos con nuestro cliente potencial y le facilita información para que contrate nuestro producto.

Consecuencia de todo ello es la enorme importancia de hacer el mejor presupuesto posible tanto en su contenido como en su presentación.

Para hacer un buen presupuesto debemos plantearnos lo que necesita el cliente, hacer un plan de trabajo sobre ese asunto y hacer al cliente una propuesta descriptiva de cómo podemos darle lo que necesita.

No está demás decir expresamente lo que incluye y lo que no incluye nuestro presupuesto ya que, al ser un contrato vinculante, debemos evitar malentendidos.

Contenido del presupuesto

Encabezado: En el encabezado deben figurar:

  • Fecha de emisión del presupuesto.
  • Número de presupuesto.
  • Nuestros datos personales: nombre completo, nombre comercial, dirección, NIF y datos de contacto (teléfono, correo electrónico, etc).
  • Datos del destinatario, los mismos que en el caso anterior.

Cuerpo principal: En el figurarán:

  • Descripción detallada de los bienes o servicios que ofrecemos en el presupuesto.
    Lo que ofrecemos no tiene que ser una única cosa, pueden ser un conjunto de bienes o servicios y cuando hablamos de “descripción detallada” nos referimos a que deben describirse cosas como el número de unidades, calidades, horas de trabajo, materiales utilizados y otra información como subcontrataciones a terceros, tramitación de licencias administrativas, etc.
  • Precios: en esta parte no estamos hablando del precio final del presupuesto sino de una descripción del precio de cada producto o servicio ofrecido por número de unidades de manera que, con la información que damos aquí, nuestro cliente potencial pueda calcular el precio final y ver que coincide con el que le damos más abajo.

Pié: Aquí debemos poner:

  • El precio total final del presupuesto sin IVA y el importe del IVA u otros impuestos que le sean aplicables y, por último, el precio final impuestos incluidos.
  • El modo de pago; nos referimos a los plazos del pago que puede ser de una sola vez o en varios plazos.
  • Forma de pago; no está de más poner una domiciliación bancaria u otros medios para que el cliente realice los pagos.

Normalmente si el presupuesto no es por un importe muy elevado o si no tenemos que comprar materiales o hacer gastos previos a la prestación de servicios no es conveniente pedir pagos previos (anticipos) a dicha prestación de servicios.

Otros contenido que puede incluir el presupuesto y que lo hace tener mejor apariencia y ser más presentable son:

  • Normativa legal aplicable.
  • Plazo de entrega; nos comprometemos a cumplir uno o varios plazos (dependiendo de la naturaleza de nuestros bienes o servicios).
  • Garantías. Queda muy bien que pongamos, por ejemplo, las garantías que estamos obligados a dar por Ley aunque no las pusieramos porque así estamos dando la sensación de incluir condiciones que favorecen al cliente.
  • Servicio técnico, en el caso de que exista. Su precio no tiene porqué aparecer, necesariamente, en el presupuesto ya que, si no está cubierto por la garantía, será objeto de un posterior presupuesto.